miércoles, 6 de julio de 2016

Seminario clinico -Coloquio-seminario- Locuras Histéricas por Veronica Carbone (Comentario)



IOM2

Delegacion Posadas.

Seminario Clinico 2016:

Clínica analítica de las locuras y psicosis.


5ta clase: Coloquio seminario. 8 y 9 de julio.



Locuras histéricas:

-las elaboraciones freudianas: perturbaciones psicógenas y formaciones delirantes.

-delirio y alucinación en las neurosis y las psicosis.

-el cuerpo fragmentado en la histeria y la esquizofrenia.

-adicciones, neurosis y psicosis.



Por Lorena Danieluk.



En el marco del seminario clínico anual del IOM2, la quinta clase contó con la presencia como invitada de Verónica Carbone –interlocutora de la Delegación Gualeguaychú del IOM2- en esta ocasión se trataba de la actividad de coloquio –seminario motivo por el cual la clase se planteó en dos tiempos, el viernes 8 con un desarrollo teórico y el sábado 9 con la presentación de dos casos clínicos por parte de Fernando Kluge y Lorena Danieluk –ambos docentes de la Delegación Posadas del IOM2- y los respectivos comentarios de la invitada.



El día viernes entonces con los comentarios de Christian Gómez –Coordinador Delegación Posadas del IOM2- Verónica Carbone da  inicio su clase refiriéndose a J. Lacan, más precisamente al Seminario III “Las psicosis” (1955-56) en el cual este plantea que en las psicosis hay algo que se llamó locura. No obstante, en ese momento de elaboración coloca a las psicosis en relación a la metáfora paterna y a la locura en relación a las pasiones. Pero posteriormente y con el correr de los años, la locura estará en relación con lo femenino y los goces (1972).



Ahora bien, la locura como aquello “irrazonable” que no encaja en el lenguaje, y más precisamente aquello que se designa como “locuras histéricas” estará en relación especifica al significante y ya no al mecanismo o a la estructura –como cuando se discute si se trata de neurosis o psicosis-.

En la forclusion se trata de algo que queda sin inscripción. Jacques Lacan dirá que hay algo que se forcluye generalizadamente en tanto hay un significante que falta para decir todo.



En ese momento (1956) la locura es la dimensión imaginaria del yo que desborda la estructura, es decir la creencia de que el yo es dueño de sí. Que el sujeto acabe como tal creyendo en el yo es una locura. Por lo mismo, autentificar en el análisis al yo también lo será.



Carbone elige referirse al problema del cuerpo como eje para trabajar los subtemas propuestos para la clase. De este modo el síntoma como acontecimiento del cuerpo pone en juego algo del cuerpo que va más allá del yo, algo que no se puede captar con palabras.

S. Freud en la “La perturbación psicógena de la visión…” (1910) señala la relación del órgano con la pulsión –nuevamente aquello que no entra en el lenguaje-.


De este modo es posible decir que el organismo es fragmentación, lo viviente hace cuerpo pero no entra en el significante, y el cuerpo como imagen matriz identificatoria posibilitada por el significante.



Hay entonces tres cuerpos, el primero es el lenguaje: lo simbólico que establece relaciones. El lenguaje es un cuerpo que va a constituir un cuerpo, le regala un cuerpo al sujeto pero también lo mortifica –por ejemplo el cuerpo en la histeria- El segundo lo viviente como aquello que hace cuerpo pero que no entra en el significante –por ej. una planta-. El tercero es el lecho como aquel que se establece entre el saber del inconciente y el goce –el cuerpo en análisis-.



Entonces es posible decir que el cuerpo como algo más que la extensión, en algún punto se vuelve extraño, cuesta expresar lo que falta. Hay la falla del significante que vehiculiza el deseo, pero también hay algo que no hay, que queda por fuera de la palabra –la pulsión-.



Entonces la locura histérica, como algo que remite a lo femenino, a ese goce deslocalizado.



Para finalizar la docente realizo un contrapunto entre las adicciones, neurosis y psicosis. A propósito refirió tomando el autismo como ejemplo que aquí lo que se rechaza es el lenguaje mismo, mientras que en las psicosis se rechaza el significante del nombre del padre. En las neurosis tanto en su versión obsesiva como histérica hay efectos de sentido, la histeria imaginariza un cuerpo y lo rechaza; en la obsesión se trata de un cuerpo consistente, fálico y con una relación particular a la muerte.



En las adicciones –y para ello se referirá al artículo de Enrique Acuña “La psicosis en clave de adicción”(2006)- es posible hallar que el objeto tiene una función de goce como modo de escapar a la función fálica, por tal no dice si se trata de una neurosis o psicosis. Será posible plantear en la actualidad el “todos adictos” en tanto empuje del capitalismo al consumo de objetos.



Los comentarios y conversación con el auditorio oficiaron de cierre a ese primer día de trabajo, la invitación al segundo como aquello que los casos enseñan al psicoanálisis no se hizo esperar y fue anunciada a lo largo de toda la clase.



El día sábado los casos presentados por Fernando Kluge y Lorena Danieluk, con los comentarios de Verónica Carbone, se inició con el señalamiento de la invitada que tanto Freud como Lacan extraen enseñanzas de la práctica y que como tal esa enseñanza es un “working progress” es decir que al suponer que las intervenciones del analista irán generando desplazamientos,  las hipótesis aunque firmes, siempre son transitorias.-




****

Comentarios de las primeras 4 clases del Seminario



IOM2-Delegación Posadas.

Seminario Clínico-ciclo 2016


Clínica analítica de las locuras y psicosis.



Clase Apertura:

En torno al fenómeno psicótico.

-tematica y estructura del fenómeno psicótico.

-las psicosis y las funciones del lenguaje.

-causalidad significante y la metáfora del sujeto.

-la metáfora delirante.



Comentario: Lorena Danieluk.



El pasado 11 de marzo dio inicio el seminario clínico del IOM2 de la Delegación Posadas, en la Alianza Francesa de la ciudad y con una concurrencia importante.

La primer clase: En torno al fenómeno psicótico, estuvo a cargo de Christian Gómez –coordinador y docente local – con los comentarios de Lorena Danieluk.

Tal como lo anticipó el docente, este seminario anual compuesto por ocho clases algunas con la actividad de coloquio –seminario y otras con la modalidad de disciplina del comentario, reunirán a lo largo del año a colegas locales e invitados.

En esta oportunidad el programa fue organizado en torno al seminario “Las psicosis” de Jacques Lacan (1955 -56). Por tal esta primer clase tuvo como referencia la introducción al mismo.



Como bien señala Christian Gómez, a Lacan le interesa aquí plantear lo que designa como “la cuestión” de las psicosis aludiendo a algo no resuelto aún y no tanto su tratamiento. Es así como en la psiquiatría clásica aquello a lo que se denomina psicosis recubría todo el campo de las locuras.

En los años 80 en medio de la pragmática de las clasificaciones, J.C. Maleval hace cobrar existencia a las locuras histéricas, posteriormente los inclasificables de la clínica introducen las denominadas psicosis ordinarias –por oposición al extraordinario caso Schreber (S. Freud 1910-11. T.12)- poniendo en tensión una clínica discontinuista / continuista, y acentuando cada vez cierto uso y utilitarismo clasificatorio.



El problema radica en lo inespecífico del termino locura y por tal en cómo situar el límite entre lo que es y no es locura.

Interesa también precisar que la doctrina psicoanalítica ha tenido su alcance e influencia hasta el DSM III, desapareciendo del mismo en los sucesivos volúmenes.

Esa inespecificidad de la psiquiatría va a estar constituída por ejemplo por asociar la locura con ciertos rasgos del carácter y la anomalía de la personalidad (Génil –Perrin) la “relación de comprensión” –pensar lo obvio- (Jaspers).

Ahora bien, ¿con que se opone el psicoanálisis a estas posturas?, el psicoanálisis interpreta no comprende. De este modo, explica el docente, en la comprensión aplico la lógica de mi pensamiento a lo que escucho, mientras que en la interpretación se trata de la lógica del texto del sujeto.


Lacan refiere que S. Freud procede de ese modo y lee Schreber como si fuera un jeroglífico y supone que la repetición de algún signo ha de querer decir algo. Freud procede como un lingüista. Es decir que el fenómeno psicótico es un fenómeno de lenguaje. Nada de psicogénesis, se trata del registro simbólico.

La realidad es imaginaria, simbolica y real. Y para distinguirlos Lacan toma el ejemplo de un paciente que si encuentra un auto rojo en la calle considera que le concierne. Entonces se puede explicar este fenómeno considerando que es un error perceptivo (real), o considerarlo según ciertos patterns de conducta: como el petirrojo que exhibe su pechera roja al hallar a su congénere (imaginario) o podemos introducirlo en el orden simbólico y como en el juego de cartas el rojo vale en tanto opuesto al negro, como formando parte de un lenguaje organizado.



De ese modo Lacan sitúa de entrada el fenómeno psicótico en el lenguaje. Mientras que las clasificaciones actuales –prosigue el docente- son enumeraciones de patrones de comportamiento. Hay una pulverización de la clínica en pos de cierta generalización de los trastornos mentales, que como tales son medicados,, dando como resultado una sociedad psiquiatrizada y medicalizada.



Entonces Lacan va a especificar. Tomará la diferenciación entre neurosis y psicosis de un detalle del caso del “Hombre de los lobos” ((1914) -1918 S. Freud T 17) más precisamente de la interpretación que hace Freud sobre la alucinación del joven. En el artículo “La negación” (1925. T XIX) Freud elabora su hipótesis del surgimiento de lo inconsciente:
1) admisión como huella psíquica, 2) en un segundo momento puedo decir que no quiero saber nada de ella; y en la represión hay 1) admisión 2) represión. Ahora bien, ¿Qué pasa cuando no hay admisión sino exclusion? (verwerfung) y que se distingue de la verneinung la cual se produce en una etapa muy ulterior. Lacan se referirá al comentario de Jean Hyppolite sobre la Verneinung de Freud, en donde Hippolite cuenta lo siguiente: Freud se introduce en la función de la denegación y para ello ocupa la palabra Aufhebung (dialéctica de Hegel) que quiere decir a la vez negar, suprimir y conservar, y en el fondo levantar.


Lo que cae bajo el efecto de la represión retorna, en lo simbólico de un modo articulado. Mientras que aquello que cae bajo el juicio del rechazo tiene un destino diferente, reaparece en lo real. De la cual la alucinación verbal es el modelo de los fenómenos.

Christian Gómez tomara el ejemplo que brinda Lacan en torno al término “galopinar” para explicar que se trata de una metáfora delirante y que como tal permite que exista un campo de significación, pero en sí misma no significa nada.


Entonces Lacan considera que el campo simbólico está organizado por lo que designa como Significante del Nombre del Padre (para nada ajeno a los desarrollos de la acción católica), al igual que la metáfora delirante se trata de un significante que funda el campo de la significación. Pero en la psicosis no fue admitido. El delirio restituye la ruptura de la cadena, no al modo simbólico, sino más bien con registros del cuerpo (lenguaje de órgano) –en la esquizofrenia- o del pensamiento –en la paranoia-.



Las preguntas y conversación posterior con el auditorio oficiaron de broche a esta interesante apertura.



                                                      
IOM2
Delegación Posadas.
Seminario Clínico - Ciclo 2016
Clínica analítica de las locuras y psicosis.
2da Clase:
En torno a las Memorias de un neurópata de D. P. Schreber
Locura –psicosis en Freud
Causa y desencadenamiento
La lengua fundamental
El delirio como solución.
Comentario: Claudia Espínola.

El día 9 de abril, fue llevada adelante la segunda clase del Seminario Clínico 2016 de la Delegación Posadas del IOM2. En esta ocasión, la clase, con el título “En torno a las Memorias de un neurópata de D. P. Schreber”, estuvo a cargo de Fernando Kluge –docente local de la Delegación Posadas- , con los respectivos comentarios de Claudia Espínola –docente local Delegacion Posadas-.
Para dar inicio a la misma el docente situó la elaboración que hace Freud en 1911 de la psicosis de Schreber siguiendo la lectura de las Memorias de un enfermo nervioso (Schreber, D. P. 1903).

Señaló asimismo 3 vías de abordaje del desarrollo freudiano sobre la psicosis: Mecanismo; Teoría de la libido (Modelo pulsional –siguiendo a O. Masotta); Lenguaje de órgano en la esquizofrenia, y su relación con la representación cosa y representación palabra (cap. 7 del texto Lo inconsciente. Freud, S. 1915). Enfatizó la pregunta freudiana sobre el mecanismo psicótico –cuestión que Freud deja abierta.

De este modo puntuó tres crisis de Schreber: 1) 1884. Estado hipocondríaco. Conoce a Flechsig. 2) 1893. Su Designación como Presidente del Superior Tribunal de Dresde es un punto de inflexión. Hay una “promoción de la existencia nominal” de su vida  (Lacan. Sem. 3 Las psicosis, 1955-56). Cobra relevancia una fantasía: “Sería muy agradable ser una mujer en el momento del coito”. El carácter redentor de esta fantasía es secundario, dice Freud: redimirá al mundo a condición de transformarse en la mujer de Dios.  3) 1907. La cual no está incluida en las Memorias… y no es trabajada por Freud en su texto sobre Schreber (1911).

Freud extrae: que el delirio compensa dos partes en conflicto -el yo y la fantasía. El hombre amado, en el delirio, es transformado en perseguidor. Considera la importancia de la Libido homosexual en el desencadenamiento. Por otro lado, ubica en serie a Dios, a Flechsig y al padre de Schreber. Lacan, en su Seminario 3, dice que es un acierto de Freud poner en relevancia la cuestión del padre (como elemento significante –agrega).

Para trazar la especificación de la psicosis, Freud en 1911 se refiere al Mecanismo, planteando que habría una fijación en el narcisismo, pero subraya que se trata de la contradicción a una frase. En el delirio persecutorio la contradicción cae sobre un verbo: amar. “Yo lo amo”, da lugar a “yo no lo amo, lo odio”, y vía la proyección, “él me odia, me persigue”. Y afirma Freud: desde el exterior retorna algo que se percibió internamente.
Freud piensa la represión como mecanismo; habla de rechazo; pone en juego una relación interior - exterior. De modo que, en Neuropsicosis de defensa (1894) toma la locura alucinatoria y plantea que implica un rechazo conjunto de afecto y representación: es como si ésta no existiera y el psicótico se desliga de un trozo de realidad.

En Nuevas observaciones sobre las neuropsicosis de defensa (1896), Freud plantea el mecanismo de proyección y la consecuente desconfianza. Luego, leerá la nosología con su 2da tópica, con lo cual neurosis y psicosis, serán la resultante de un conflicto entre instancias psíquicas (Neurosis y psicosis. 1924). Allí Freud ubica tiempos de la psicosis: 1°: tormentoso, donde ocurre un retiro de la libido de las representaciones de la realidad. 2°: el delirio aparece como una solución; tentativa de curación y reconstrucción de la realidad.
Para explicar la dialéctica de la negación, Fernando Kluge se refirió a un artículo de Christian Gómez “Retornos y registros” (Conceptual –Estudios de psicoanálisis. N° 5) donde señala que lo rechazado subsiste fuera de lo simbolizado.

Por otro lado, explicó que Lacan (1955-56), toma el caso Schreber y la psicosis en general para enseñar acerca del punto de almohadillado; los trastornos del lenguaje; la relación del sujeto al significante. Introduce que en la psicosis hay un significante forcluído, y por lo tanto, la descomposición del cuerpo de Schreber y las relaciones con sus semejantes (“Hombres hechos a la ligera”) son efecto de una disolución imaginaria.

La Forclusión del Nombre-del-Padre (Significante primordial) tiene como consecuencias: una disolución imaginaria; la invasión de un goce innombrable; y  la pérdida de la seguridad significativa usual. De ello se sigue que el Otro (portador de significantes) se vuelve otro –con minúscula-. El código de la lengua –que determina el sentido- al psicótico le habla, explicó Kluge.

Aclaró la concepción de Lacan acerca de los neologismos y que los fenómenos alucinatorios son una anticipación de la significación. El delirio permite armar una cadena, al modo de un andamiaje de sentido que organiza el goce.
En este punto, el docente señaló la importancia de la denominación que Freud hace del cuadro de Schreber, tomando un artículo de Enrique Acuña: “Clasificar, diagnosticar, psicoanalizar” (Boletín: Nombres –del psicoanálisis en movimiento. N° 29, Mayo 2014), donde destaca que en la idea de demencia paranoide Freud utiliza un criterio de evolución en el que el delirio tiene sentido.

Eric Laurent en “El sentimiento delirante de la vida” expone que la psicosis demuestra que puede haber otras ficciones además del Padre, y que las mismas ordenan la vida. Enrique Acuña enseña que hay ficciones que organizan el goce y responden a un vacío.

Finalmente en su recorrido el docente apuntó a lo que enseña la psicosis en general y el caso Schreber, al psicoanálisis.
En el intercambio con el público, el hincapié estuvo del lado de la especificidad de la psicosis; cómo responde alguien a un fenómeno como la alucinación; el tratamiento particular que hace el psicótico del lenguaje; la problematización de los cuadros clínicos –como semblantes- y el lenguaje como invención de una realidad.-

                                   

IOM2-Delegación Posadas.

Seminario Clínico-ciclo 2016

Clínica analítica de las locuras y psicosis.



3° Clase: “Acerca de la causalidad psíquica”

-El organodinamismo (H. Ey)

-El automatismo mental (De Clerembault)

-Esquizofrenia y paranoia (Kraepelin – Bleuler)

-Aimee, la tesis lacaniana

                                                                             Comentario: Rodrigo Cibils

El viernes 20 de mayo, y bajo una importante concurrencia, se llevo a cabo la tercera clase del Seminario Clínico (Ciclo 2016): “Clínica analítica de las locuras y psicosis”. Esta clase llevo por titulo “Acerca de la causalidad psíquica” y estuvo a cargo de Lorena Danieluk (Docente Local-Adjunto Delegación Posadas IOM2) con los comentarios de Christian Gómez (Coordinador Delegación Posadas IOM2).

Siguiendo con el programa, Lorena Danieluk va a situar la “causalidad psiquica”, siendo la hipótesis lacaniana de los años ´50. Partiendo de los diferentes subtítulos que proponen ésta clase, y tomando como referencia inicial el libro de Paul Bercherie “Los fundamentos de la clínica -historia y estructura del saber psiquiátrico-”, va a ubicar allí a estos autores de la psiquiatría clásica donde se tendrá una primera aproximación de lo que se considera la psicosis, es decir la enfermedad mental. En este momento, la neurología aparece como modelo y la psiquiatría seria más bien una rama de la neurología, ya que tendría muchas dificultades para darse un verdadero fundamento anatomopatológico. Sin embargo, se ocuparía de las apasionantes perturbaciones complejas del sistema nervioso central.

Cuando Jacques Lacan presenta su tesis en 1932, va a decir que la psiquiatría clásica se distinguía en dos grandes grupos: el de las demencias y el de las psicosis. Allí el método clínico estaba orientado sobre criterios de evolución y pronóstico, siendo el valor que se le daba a la clínica meramente aproximativa.

Por el lado de la demencia como categoría se la correlaciona con un déficit orgánico, mientras que en la psicosis habría una ausencia de lesión orgánica, mas bien se pensaba que habría trastornos mentales relacionados con la afectividad, el juicio y la conducta. Estos tres puntos tienen que ver con la síntesis psíquica -designada como personalidad-.

De ahí que Lacan intenta establecer una relación entre la paranoia y la personalidad; para ello se  referirá a Kraepelin y Bleuler –a quienes ubica bajo ese supuesto-. El primero divide a las enfermedades de origen exógeno y endógeno. Las de origen exógeno son las que se producen por efectos de factores tóxicos, infecciosos y por lesiones cerebrales; se oponen las de origen endógeno o congénitas ubicando allí a la paranoia, quedando la demencia precoz en una categoría intermedia.

Danieluk destaca que Lacan, tomando la última versión de Kraepelin de 1915, indica que la fuente principal del delirio esta en la repercusión que determinados conflictos internos tienen sobre la experiencia, y dentro de éstas estrían los conflictos vitales y la elaboración intima de esos conflictos. Entonces, destaca que la escuela francesa se orienta hacia cuestiones constitucionales mientras que la escuela alemana se orienta hacia lo reaccional.

Bleuler -que introduce el término esquizofrenia en 1908-, explica el delirio en relación a las reacciones que tiene el sujeto ante una situación vital (lo sexual y lo profesional), poniendo de manifiesto lo importante de estudiar la vida del sujeto. De este modo, según Bleuler el delirio sería una reacción frente a una situación vital que sobrepasa los medios del sujeto para hacerle frente influyendo así en su afectividad y síntesis psíquica.

En el escrito “Acerca de la causalidad psíquica” (1946), Lacan critica a Henri Ey y a su organodinamismo que articula la perturbación mental con la extensión del cuerpo.

En éste sentido, a todo el movimiento de la neurologización, Lacan responde con la causalidad psíquica. Henri Ey considera al delirio como un déficit, mientras que Lacan dice que son más importantes que la sensorialidad y la creencia, los fenómenos de alucinaciones, interpretaciones, intuiciones; aunque el sujeto las viva con extrañeza, terminan siendo fenómenos que lo incumben, así como él los identifica, los interroga, los provoca, y los descifra; metiéndose de este modo de lleno con cuestiones referidas al lenguaje.

Entonces, Lacan se corre por completo del organodinamismo al ubicar a la locura en el terreno del sentido.

Respecto la causalidad psíquica en Freud en un texto de 1906 que comenta el experimento de la asociación de palabras que introduce Wundt, destaca que la reacción frente a la palabra estimulo no puede ser algo contingente, sino que por fuerza esta determinada por un contenido de representaciones. El determinismo al que Freud se refiere no expresa otra cosa que las motivaciones inconscientes.

Otro punto trabajado por la docente fue la referencia de Lacan a De Clerembault –dice seguir sus rastros- quien plantea su idea de “automatismo mental”: la psicosis alucinatoria va a estar compuesta por dos porciones, un núcleo, el automatismo, y una estructura que es el delirio. Esto le permitirá a Lacan meterse con el texto subjetivo del enfermo, con lo más subjetivo: su delirio.

A diferencia de Freud que entra al psicoanálisis por la neurosis, Lacan hace su entrada al psicoanálisis por la paranoia; más precisamente en “De nuestros antecedentes” (1966) dirá que por el resorte del pasaje al acto presente en ese estudio exhaustivo que hace del caso Aimée. La tesis lleva por titulo “De la psicosis paranoica en sus relaciones con la personalidad” (1932), el trabajo se organiza en torno a la monografía de Aimée. En el hospital donde trabajaba Lacan, Sainte-Anne, se encuentra con Aimée, define dentro de la paranoia un grupo nuevo: la paranoia de autopunición “entendida como un todo positivo y organizado y no como una sucesión de fenómenos mentales elementales, surgidos de trastornos disociativos”. Lacan referirá a su vez que lo que halla en el psicoanálisis es la escucha fundamental y cuando va a trabajar sobre el diagnóstico, dice que va a tomar este caso de la manera opuesta a como la ha tomado la psiquiatría. Es decir, la examina por lo que el delirio de la enferma transmite. Éste es el punto importante que señala en el caso Aimée, que hay una evolución curable del delirio, muy por el contrario a la concepción de que la evolución del mismo era deficitaria.

La orientación de la clase dejo ver que a partir de la causalidad en Freud y en Lacan  la dirección de la cura a fin de cuentas va de la causalidad a la causa como vacío.

Las conversaciones posteriores con el público presente siguieron el hilo que la clase supo poner en juego.-



 
IOM2-DELEGACIÓN POSADAS
Seminario Clínico-ciclo 2016
CLÍNICA ANALÍTICA DE LAS LOCURAS Y PSICOSIS

Cuarta Clase
“La cuestión preliminar”
Docente: Claudia Espínola

                                        Comentario: Fernando Kluge

El pasado viernes 10 de junio se llevó a cabo la cuarta clase del seminario clínico del IOM2 de la Delegación Posadas, en la Alianza Francesa de la ciudad. La clase estuvo a cargo de la docente local Claudia Espínola, quien inició situando que la “cuestión preliminar” refiere a algo previo, un umbral, que antecede a una acción. Con ello destacó que Lacan en el escrito “De una cuestión preliminar a todo tratamiento posible de la psicosis” señala aspectos clave que deben ponerse en cuestión antes de vislumbrar un posible tratamiento de la psicosis.

Partiendo del caso Schreber como paradigma de la psicosis la docente situó que Freud busca determinar el mecanismo de la paranoia y la función del delirio, pero ambos aspectos leídos desde el modelo de la neurosis. Al plantear el recorrido libidinal por el autoerotismo y narcisismo destaca que ello no es específico de la psicosis. Lo mismo sucede con el mecanismo de proyección al que Freud apela al plantear la formación de síntoma persecutorio -ligado a una fantasía homosexual- tras la contradicción a la frase “yo (un hombre) lo amo a él (un hombre)”.

En la paranoia tras el desasimiento libidinal la restitución se produce a partir del mecanismo de proyección, pero lo que retorna es aquello que fue cancelado por dentro. Ello obliga a Freud a rectificar que no se trata aquí solo de proyección (hacia afuera) sino del hecho de que aquello que fue cancelado por dentro retorna desde afuera. Allí Freud habla de Aufhebung como lo cancelado, derogado, suprimido por dentro pero a la vez conservado. Lacan lo retomará desde su lectura del caso del Hombre de los Lobos en conjunto con el texto “La negación”.

Freud al tratar el síntoma intestinal del hombre de los lobos ubica una identificación con su madre (quien temía morir de hemorragias intestinales) y a la vez interpreta que el síntoma es efecto de lo que el padre hacía con ella. Por lo tanto identificarse implicaba ponerse en lugar de ella encontrándose con la castración de la mujer y llevando a la duda la teoría sexual infantil de la cloaca. Pero aquí lo que ocurre es la desestimación, que se diferencia de la represión en tanto hay un rechazo a la castración. En la activación de dicha desestimación se produce la alucinación del hombre de los lobos en el que ve su dedo cortado colgando de un pedazo de piel.

Claudia Espínola tomó el texto de Christian Gómez “Retornos y registros” (publicado en revista Conceptual –estudios en psicoanálisis- Nro. 5) como orientación de lectura, haciendo, por tanto, un recorrido por el caso del hombre de los lobos, el articulo “La negación” de Freud, los artículos de Lacan en “Escritos” en torno al comentario sobre la negación hecha por Jean Hyppolite, explicando la dialéctica de la verneinung –que Lacan e Hyppolite traducen como denegación- como una articulación temporal con el fragmento de la alucinación del hombre de los lobos. Alucinación que es la prueba de la diferencia de niveles en las que hay que ubicar las operaciones:

-Verneinung: es la denegación que implica la retórica de las defensas en lo imaginario.

-Bejahung: es una afirmación primordial e implica al mecanismo de lo reprimido y el retorno en lo simbólico.

-Verwerfung: es la desestimación y el retorno en lo real de aquello desestimado.
         
Si hay bejahung es porque algo existe. Freud plantea así, en el artículo “La negación”, juicios de atribución (adjudicar una propiedad o no a algo) y juicios de existencia (donde se pone en juego que algo sea admitido o desestimado). Lacan en el seminario I “Los escritos técnicos de Freud” manifiesta, a partir del comentario de Jean Hyppolite, que en el hombre de los lobos la verwerfung opera como si el plano genital no existiese, entonces lo no reconocido hace irrupción en la conciencia bajo la forma de lo visto, es decir la alucinación.

A partir de estas elaboraciones en torno a las defensas y a los registros real, simbólico e imaginario, Lacan ubicará en el seminario III “Las psicosis” al padre como significante en lo simbólico. Ello le permitirá la relectura del caso Schreber ubicando las simbolizaciones en torno al padre que realiza Freud: el padre en relación a Dios y las ambivalencias de Schreber, y el padre en relación al sol. Así toma mitos en relación a pueblos primitivos en torno al origen y la genealogía.
          En el Edipo, junto al hijo y la madre aparece un significante (el falo como significante de la falta) y el padre emerge como cuarto elemento que en tanto metáfora implica una sustitución de significantes dando lugar a la significación fálica. El padre sustituye el deseo de la madre ubicando un orden, al modo de punto de capitón. Dicho capitón (punto que une dos telas), al relacionar significante a significante determina la significación, se encuentra trastocado en la psicosis. Entonces la significación fálica cede su lugar a la significación delirante.

          Tras la lectura del caso Sr. Primau perteneciente a la presentación de enfermos hecha por Lacan, la docente destacó el planteamiento del enfermo de estar desunido del lenguaje. Él opera un descompletamiento de su nombre propio: de Gerad Primeau a “Geai Prime Au”: pájaro raro. Entonces en la división que realiza el enfermo entre mundo del sueño (imaginativo) y mundo real, él como pájaro raro pertenece al primero de estos mundos, donde las palabras se imponen a su intelecto diferenciándose de las palabras “reflexivas” que reconoce como propias.

          Lacan plantea que no todas las psicosis son al modo freudiano con metáforas delirantes que organizan el mundo. El discurso invade y parasita. También el neurótico es invadido y hablado por el Otro pero la significación fálica lo apacigua –lo cual no ocurre en el sujeto psicótico debido a la forclusión del significante Nombre-del-padre. Con ello la docente concluyó dando paso a la conversación con el público asistente donde se puso en juego el ordenamiento hecho por Lacan con los registros real, simbólico e imaginario a lo planteado por Freud, la diferenciación entre significación fálica y delirante y que el falo en tanto significante de la falta es lo que no se encuentra en las psicosis.-











                                        

lunes, 14 de marzo de 2016

SEMINARIO CLINICO 2016 -Clinica analitica de las Locuras y Psicosis.


Instituto Oscar Masotta –IOM2-

Auspiciado por el Institut du Champ Freudien y el departamento de Psicoanálisis de la Universidad de Paris VIII

                                                             Delegación Posadas

                 Seminario clínico-ciclo 2016


                      Clínica analítica de las locuras y psicosis


Programa

1- Viernes 11 de marzo

Clase de apertura a cargo de  Christian Gómez (Coordinador Delegación Posadas)

Comentarios: Lorena Danieluk (Delegación Posadas)

En torno al fenómeno psicótico

-Temática y estructura del fenómeno psicótico.

-Las psicosis y las funciones del lenguaje

-Causalidad significante y la metáfora del sujeto

-La metáfora delirante

***



2- Viernes 8 de  abril

Docente: Fernando Kluge (Delegación Posadas)

Comentarios: Claudia Espínola (Delegación Posadas)

En torno a las Memorias de un neurópata de D.P. Schreber

-Locura-psicosis en Freud

-Causa y desencadenamiento

-La lengua fundamental

-El delirio como solución

***



3- Viernes 20 de mayo

Docente: Lorena Danieluk (Delegación Posadas)

Comentarios: Christian Gómez (Delegación Posadas)

A cerca de la causalidad psíquica

-El organodinamismo (H . Ey)

-El automatismo mental (G. de Clerembault)

-esquizofrenia y paranoia ( kraepelin-Bleuler)

-Aimee, la tesis lacaniana.

***

4- Viernes 10, sábado 11 de junio

Claudia Espínola (Delegación Posadas)

Comentarios: Fernando kluge (Delegación Posadas)

La cuestión preliminar

-Schreber: el paradigma freudiano

-La alucinación en el caso del “Hombre de los lobos”-

-La forclusión: el rechazo de un significante primordial y el retorno en lo real

El Sr. Primau o la psicosis lacaniana

***



5- Viernes 8 , sábado 9 de julio

Coloquio seminario

Enseñanzas de los casos: Lorena Danieluk- Fernando Kluge (Delegación Posadas)

 Docente invitada: Verónica Carbone (Interlocutor Delegación Gualeguaychú)

Locuras histéricas

-Las elaboraciones freudianas: perturbaciones psicógenas y formaciones delirantes

-Delirio y alucinación en las neurosis y las psicosis

-El cuerpo fragmentado en la histeria y la esquizoferenia

-Adicciones, neurosis y psicosis

***



6- Viernes 12, sábado 13 de agosto

Docente invitado: Nieves Soria (Bs. As.)

Disciplina del comentario: Julieta Ríos-Claudia Espínola (Delegación Posadas)

Pragmática de las clasificaciones, de Freud a Lacan

-Estructura y mecanismo, locuras y psicosis

-de los inclasificables de la clínica a las psicosis ordinaria

-certezas y creencias en la transferencia

-Desencadenamientos y estabilizaciones

***



7- Viernes 9, sábado 10 de septiembre

Docente invitado: Graciela Ortíz Zaballa (Bs. As.)

Disciplina del comentario: Lorena Danieluk- Rodrigo Cibils (Delegación Posadas)

Anudamientos

-Más allá del Nombre del Padre

-Clínica estructuralista y nominalista

-La locura como universal

-Un nombre como solución

***



8- Viernes  14, sábado 15 de octubre

Coloquio-seminario

Clase de cierre a cargo de Enrique Acuña (Bs. As. Interlocutor de la Delegación Posadas)

Enseñanzas de los casos: Claudia Espínola- María Julia Pernía (Delegación Posadas)

De las locuras a la hysteria

-Respuestas del sujeto

-Lo que escapa a las clasificaciones

-Invenciones en torno al vacío

-El sinthome como artefacto

                                                                            ***

Bibliografía  sugerida

Lacan, Jacques: El Seminario, Libro 3 Las psicosis. Bs. As. Paidós.

Lacan, Jacques: De una cuestión preliminar a todo tratamiento posible de las psicosis. En Escritos. Bs. As.Siglo xxi.

Lacan, Jacques: A cerca de la causalidad psíquica. En escritos. Bs. As. Siglo xxi.

Lacan, Jacques: De las psicosis en sus relaciones con la personalidad. Bs. As. Siglo xxi.

Lacan, Jacques: El seminario, Libro 23 El sinthome. Bs. As. Paidos.

Freud, Sigmund: Sobre un caso de dementia-paranoides (Schereber). En Obras completas. Bs. As. Amorrortu  ed.

Freud, Sigmund: neurosis y psicosis. En Obras completas. Amorrortu ed.

Freud, Sigmund: Sobre un caso de neurosis obsesiva (El hombre de los lobos). En Obras Completas. Bs. As. Amorrortu  ed.

Acuña, Enrique: Las psicosis en clave de adicción. En resonancia y silencio-Psicoanálisis y otras poéticas- La Plata. EdULP.

Acuña, Enrique: Desclasificar, un destino para lo singular. En resonancia y silencio-Psicoanálisis y otras poéticas. La Plata. EdULP.

Miller, Jacques-Alain: Todo el mundo es  loco. Los cursos psicoanalíticos de Jacques-Alain Miller. Bs. As. Paidos.

Miller, Jacques-Alain: esquizofrenia y paranoia.  En Matemas. Bs. As. Manantial.

Miller, Jacques-Alain:  Los inclasificables de la clínica. Bs. As. Paidós

Masotta, Oscar: El hombre de los lobos: regalos dobles, padres dobles. En: Ensayos lacanianos. Barcelona. Anagrama.



Instituto Oscar masotta-IOM2-

Delegación Posadas

Interlocutor: Enrique Acuña

Responsable local: Christian Gómez

Adjunto: Lorena Danieluk

Docentes: Fernando Kluge, Claudia Espínola, Julieta Ríos.



Sede del seminario clínico: Alianza francesa. Rivadavia nº 632 casi Santa Fe.  Posadas, Misiones.

Informes e inscripción: (0376) 4 72 26 41/e-mail: iomposadas@hotmail.com /HAIPYRE (Escribiendo): www.iomposadas.blogspot.com