miércoles, 2 de abril de 2008

Lecturas Críticas: "Mi Enseñanza" de Jacques Lacan

Lecturas Críticas

Presentación de “Mi Enseñanza” , de Jacques Lacan*

Por Ester Mayo

Los acontecimientos que tuvieron lugar en la dimensión política en la que Lacan se orientó, tuvieron una incidencia enorme en su enseñanza, enseñanza que es causada por la escisión de la Sociedad Psicoanalítica de París. Por ese motivo voy a hacer un raconto de esos acontecimientos, para lo cual he recurrido al libro de J.A. Miller “Política Lacaniana”.

1.953- Escisión de la Sociedad Psicoanalítica de París. Miller aclara: escisión y no exclusión de la IPA. Lacan funda con otros colegas la Sociedad Francesa de Psicoanálisis.
1.963- Excomunión. Aún sin ser ya miembro de la IPA, se le prohíbe tener la calificación de “analista didáctico”.
1.964- Funda la Escuela Freudiana de París; de la cual parten sus alumnos notables en 1.968.
1.980- Disolución de la EFP y fundación de la Escuela de la Causa Freudiana.

¿Cómo se enseña?

Esta pregunta atraviesa todo el desarrollo de la doctrina de Lacan y ya se anuncia desde la portada del libro: ¿ comment faire pour enseigner? Lacan dice que se enseña desde un lugar, con un origen y un fin.
El lugar es la posición favorable para enseñar. A Lacan lo ha empujado a enseñar un acto, lo ha empujado, como él mismo dice, a que tomara las riendas de algo a lo que no se creía destinado.
El origen de su enseñanza es el lenguaje y la tesis que orienta la misma es:
“El inconsciente está estructurado como un lenguaje”.

El fin de su enseñanza es hacer psicoanalistas que estén a la altura de la función sujeto.
Lacan imparte una enseñanza que concierne a algo que surgió en el contexto de la ciencia: el psicoanálisis. Y que tiene un nombre: Freud. Dice Lacan: “me vi llevado a ubicarme en una posición de enseñanza muy particular que consiste en partir otra vez desde cierto punto, cierto terreno, como si nada se hubiera hecho”.
Con su enseñanza, Lacan retoma la verdad del descubrimiento freudiano, verdad que había sido olvidada por los discípulos del creador del psicoanálisis, especialmente por el mundo anglosajón y su incidencia en EE.UU. e Inglaterra.
La esencia del discurso de Freud, dice Lacan, es que parte de un punto de ruptura, el descubrimiento del inconsciente, que tiene que ver con que ESO PIENSA en un nivel donde no se aprehende a sí mismo como pensamiento y, que ese descubrimiento afloró en un mundo en que primaba la superioridad del pensamiento.


El libro está armado con la transcripción de tres conferencias dictadas ante distintos auditorios no psicoanalíticos, o sea que no han tenido contacto con su enseñanza, entre los años 1.967 y 1.968, pero, ¿cuál es la intención de Lacan para con sus oyentes? interesarlos, desafiarlos.
Dice en la página 59: “yo no busco la transparencia, busco en primer lugar aferrarme a lo que encontramos en nuestra experiencia, y cuando no es transparente, pues bien, mala suerte”.
Respecto a sus “Escritos” que recién habían sido publicados (1.966), Lacan dice que no deseaba que los mismos terminaran entrando en el consumo corriente; se resistía a esa operación de reabsorción cultural que termina asimilando y aglutinando lo nuevo hasta agotarlo y quitarle su efectividad. Decía de ellos que “son ilegibles”, una compilación de deshechos y, que aún cuando no se entienda muy bien, producen en el lector un efecto. Que sus escritos son puntos de referencia destinados a los psicoanalistas y que el esfuerzo de su enseñanza se dirige a los psicoanalistas.
Lacan pensaba que los psicoanalistas no saben de psicoanálisis, que no dimensionan suficientemente la importancia del peso de su palabra como fundadora de la verdad, y que esto no es sin consecuencias, ya que cuando dicen algo se les cree. Que es preciso que el psicoanalista sepa lo que hace. Que no se trata sólo de conseguir un status de psicoanalista.
Que un psicoanalista es el resultado de un psicoanálisis llevado hasta sus últimas consecuencias, o sea el resultado de un análisis.

¿Qué es un psicoanálisis? Lacan responde: es una operación de discurso que tiene eficacia y que la experiencia analítica sólo se constituye como tal si se la hace partir de una pregunta correctamente planteada, constituyéndose así en un hecho de discurso.
¿Qué trata un análisis? El agujero en la verdad producido por la sexualidad.

En la última de sus conferencias Lacan da indicaciones precisas para la formación del psicoanalista:
- Debe haber renunciado, al menos para sí, a la prevalencia del pensamiento que se capta a sí mismo.
- Debe ser capaz en su práctica de identificar su dependencia a su fantasma.
- No debe considerar que sabe, se lo consulta sobre lo que escapa al saber, sobre lo que no se quiere saber.
- Debe estar prevenido de que en transferencia, será su deseo lo que interese a la demanda histérica y su demanda lo que interese al deseo del obsesivo. Dimensión esencial para que el analizante capte lo que ha abandonado de sí mismo en forma de un hueso irreductible.
- Al final del análisis es preciso que el analista sepa eliminarse de este diálogo como algo que cae, y que cae para siempre; posición dramática.
- La del analista es una situación de depuración, de despojamiento, también él depende tanto del deseo del Otro como de su palabra.

Y concluye diciendo que “si hubiera analistas que lo hayan escuchado, las consecuencias inmediatas serían esos pasos esenciales que, redoblando los pasos de Freud, lo harían avanzar de nuevo”, llamamiento a abandonar el camino de la charlatanería, de la infatuación, del olvido imperdonable de la esencia del descubrimiento freudiano y desafío a retomar la verdadera senda del psicoanálisis y hacerlo funcionar.

Para concluir, diré que Lacan se sitúa, desde el principio hasta el fin de su enseñanza del lado de la ética de las consecuencias, de los resultados, y no de la ética de la intención, que implicaría querer el bien de la gente. Para Lacan, se trataba de hacer salir el deseo, la verdad del deseo, ese deseo ignorado por el sujeto mismo.

Bibliografía:
Lacan, J. Mi Enseñanza. Colección Paradojas de Lacan. Buenos Aires.
Paidós. 2.007.
Miller, J.A. Política Lacaniana. Colección Diva. Buenos Aires. 1.999.

* versión corregida del trabajo presentado en la actividad
Lecturas críticas, Presentación de Mi enseñanza, de Jacques Lacan.
Asociación de Psicoanálisis de Misiones. Agosto de 2007



No hay comentarios: