miércoles, 20 de agosto de 2008


Instituto Oscar Masotta

Delegación Posadas

Seminario Clínico: Inhibición, Síntoma y Angustia.

5º clase: Angustia-dolor-duelo: afectos y efectos.

Dictada por Luis Polo (C.I.D. Corrientes-Chaco)

Los días 8 y 9 de agosto se llevo a cabo la 5º clase del seminario clínico Inhibición, Síntoma y Angustia, contando con la presencia como invitado de Luis Polo, docente del Centro de Investigación y Docencia Corrientes-Chaco.

Al comienzo de su exposición, Polo destacó la importancia de la red que implica el Instituto en la región y en el país así como también el hecho que un analista tiene que argumentar a cerca de su práctica .

Según Miller, prosiguió, Inhibición, síntoma y angustia es un texto en el que puede leerse el síntoma articulado a la pulsión, siendo un trabajo sobre la clínica de lo real. Señalo el movimiento en Freud que va de psicopatología de la vida cotidiana, el chiste.. y la interpretación de los sueños donde puede decirse que se trata del sujeto como efecto del significante al giro que a partir de Mas allá del principio de placer ubica al sujeto como efecto de un resto al que Lacan llamó objeto a.

La hipótesis según la cual la defensa es la que genera la patología es modificada a partir de Inhibición, síntoma y angustia. Por otra parte también es modificada la tesis a cerca de la angustia que ya no es pensada como libido trasmudada sino como que mas bien será la represión la que crea la angustia.

Evidencias clínicas como la reacción terapéutica negativa, la resistencia del ello y la introducción de la pulsión de muerte confluyen en una reformulación por parte de Freud del síntoma como un modo de satisfacción.

En la enseñanza de Lacan, correlativamente, a partir del seminario 10 encontramos la tesis según la cual no todo es significante.

Ahora bien, ¿qué tiene de diferente el síntoma de otras formaciones del incociente?. Para Lacan lo que hace que algo sea síntoma es la presencia del fantasma en el Otro. Lo que da estabilidad al síntoma es el fantasma.

A partir de esta tesis Luis Polo intenta demostrar recurriendo al grafo del deseo la articulación entre fantasma y síntoma y el lugar que ocupa allí la satisfacción pulsional. Así, ubica al síntoma como egosintónico, armónico con la castración y por lo tanto ligado al deseo como diferente de aquello que un sujeto dice.

Polo asila en el fantasma el objeto a minúscula como no siendo del orden del significante sino mas bien como un vacío, cuestión que puede ser ubicada también en el estadío del espejo donde hay algo que no está representado.

La introducción del objeto como ligado a una satisfacción pulsional implica un replanteo clínico en tanto la lógica de la represión y del yo como instancia represora conduce a la idea de conflicto mientras que de esta manera y vía el lenguaje no se trata ya de la represión sino de la insistencia de ese resto que se instala en el síntoma, lo cual permite entender el síntoma como una repetición cada vez diferente, de esa insistencia de lo real.

Por el lado de Freud tenemos la tesis de que el motor del síntoma es la angustia de castración, cuestión que va a ser modificada por Lacan a partir del seminario sobre la angustia donde empieza a pensar el objeto como lo que causa al sujeto en su división, reemplazando la idea que primero está lo que llamó rasgo unario.

¿Qué quiere decir para Freud que la castración es motor?. Aquí la angustia se articula como señal que conduce al termino unheimnlich (ominoso) utilizado por Freud para dar cuenta no tanto de una inquietante extrañeza, es decir el encuentro con algo extraño sino por el conrtario como el encuentro con algo familiar e inquietante a la vez

A paritr de la frase de Lacan: “el gran Otro concierne a mi deseo en la medida de lo que le falta”, articuló el deseo como ubicado en los intersticios de la necesidad y la demanda en tanto se le demanda al Otro pero lo que se recibe no es lo que se demanda.

En la segunda parte de la clase Luis polo se refirió al estatuto de la angustia en tanto afecto que no engaña, diferenciándola del dolor y el duelo.

Si la angustia no engaña entonces quiere decir que hay algo que si engaña y que para Lacan es lo simbólico y lo imaginario quedando la verdad de lo real como inasequible. Por otra parte señalo la importancia que tiene para Lacan la angustia en tanto estructural y no como fenómeno Desde este punto de vista la angustia nos indica donde está el deseo del sujeto.

Ahora, ¿cómo puede el objeto de deseo producir angustia?. En este sentido diferencia el objeto causa del objeto como agalma postulado en el seminario sobre la transferencia en tanto Lacan ya no recurre a los agalmatas griegos sino que la referencia es Kierkegaard, quien sitúa la angustia como el instante de la existencia, instante que instala una clínica de la repetición de ese resto al que Lacan va a llamar palea y no ya agalma.

De este modo ese resto opera como pieza suelta en tanto se trata de algo intimo que sin embargo el sujeto no reconoce como propio. Resto ubicado a partir de un fragmento clínico articulado en dos tiempos. Dos escenas donde se trata de la mirada angustiada y de la participación pasiva y donde las detenciones (el sujeto desaparece del análisis) se articulan al movimiento del analista que pasa a ocupar el lugar de ese resto causa de la operación analítica misma.

Sobre el final de la clase y a partir de las preguntas del auditorio, Luis Polo se refirió a la diferencia entre acting out y pasaje al acto en relación al lugar que en uno y otro ocupa ese resto, el objeto a.-


Comentario: Christian Gómez

No hay comentarios: